Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

martes, 27 de mayo de 2014

Ni tanto ni tan sin ti.

Ya sé que esto te va a coger por sorpresa, y probablemente estés maldiciéndome de aquí en adelante hasta que me empujes al olvido, pero yo no puedo más. Me voy, Javi. No es que me vaya a mudar o que vaya a probar suerte al extranjero. Lo que quiero decir es que no quiero saber de ti en mucho mucho tiempo. Nunca pensé que estaría tan segura de esto, siempre he creído que me dolería tu ausencia y tener que forzarme a ella. Pero me equivocaba. Estoy ansiosa de sacarte de aquí, ya sabes, de dentro. De mí. Lo siento, de verdad. Soy consciente de todo lo que has dado por mí y lo mucho que hemos aprendido juntos, pero no quiero verte más. Me encantaría poder darte unos motivos lógicos o por lo menos no tan confusos, pero no los tengo. Imagino que el amor es así; una mañana te mueres por vivir siempre con alguien y a la siguiente te vives por morirte sólo de ti. Yo qué sé, Javi. Qué voy a decirte yo. El caso es que ya no quiero verte por las mañanas ni por las noches, ni quiero que seas tú quien me vea a mí. No me malinterpretes, no estoy diciendo que me vaya de ti para irme hacia otro y agarrarme a él. No, no hay otro. (Y espero que Cupido se esté quietecito). Es sólo que me has querido tanto tanto, que ahora yo no puedo dejar de hacer lo mismo conmigo. De quererme. Y es por eso por lo que me voy. Quiero disfrutarme entera, Javi. Bailar conmigo, reír conmigo y, bueno, no te voy a engañar, follar con quien quiera. No es tu culpa. (De verdad que no). Pero tampoco es la mía, vaya. ¿Qué manía es esa de buscar siempre culpables? A veces no los hay. A veces es el tiempo, que simplemente juega su papel de viento y nosotros el de bolsa del supermercado que se deja balancear por éste. Cuántas tonterías he dicho siempre, ¿verdad? En fin, espero que no me odies durante más años de los que me has querido. Hemos tenido algo muy bonito. (Qué pena que no me dé ninguna). Yo tampoco entiendo por qué ha pasado esto, pero ya ves, fases de la vida como aquel diría. Estarás pensando que soy una zorra, puedo ver incluso tu cara mientras te escribo esto e imaginarme cómo vas a pasarte toda la noche mirando el teléfono llorando lo mucho que me quieres y preguntándote qué has hecho mal. No te duelas a ti mismo inyectándote veneno en los pensamientos, por favor. Nos conocemos y sé que eres el único capaz de hacerte daño realmente, heridas sabemos hacer todos. Que me esté despidiendo no quiere decir que no te quiera. Sabes que lo hago. Muchísimo además, y la mujer que tú has conocido lo va a hacer siempre. Pero ya no ésta, ya no Carla. Ya no yo. Ahora ya no sé echar de menos ni quiero acordarme de cómo se hacía. Ya ves, yo, tan madura que he sido siempre y ahora, pum, diciéndote estas cosas como si tuviera quince años de nuevo. Bueno, espero que consigas esas cosillas que tenías en mente, ya sabes, lo de la moto y aquella otra del garito este de Alberto. Y no seas tan nervioso, anda, y deja que las cosas ocurran solas, verás como duermes mejor por las noches y no das tantas vueltas como últimamente hacías. Quizás algún día sepas algo de mí. Quizás nos veamos. O quizás no. Quién sabe lo que quiere el destino hacer con nosotros. O bueno, la casualidad, que tú siempre has tirado más hacia ese rollo. Inocente.. Ya sabes que estoy bromeando, no te me vayas a enfadar. Un abrazo, cielo. Te va a sonar egoísta, pero no te olvides de mí. (A ver, quiero decir que)  No es que quiera que me esperes, pero tampoco te vayas muy lejos. ¿Me explico?

Ay, yo qué sé, Javi.



4 comentarios:

bé. dijo...

Es alucinante lo bien que puedes explicar algo tan difícil.
Una vez más: alucinante.

Gigi dijo...

+1, +2, (...) +45086060984.

Anónimo dijo...

¡Me eencanta! Como con la palabra has descrito un sentimiento (que casi ya creia unicamente propio...) No dejes de escribir

Laura García dijo...

Vaya situación y como te explicas, me está pasando esto ahora mismo ( además da la casualidad de que se llama Javi) y lo has reflejado tan sumamente bien que solo te digo que sigas escribiendo para regalarnos cosas como esta a nuestra vista.