Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

"Ábreme el pecho y registra".

Llevo varias noches teniendo sueños que al día siguiente recuerdo y me despierto convertida en pesadilla. Apareces en todos, pero no eres tú. Tampoco soy yo, pero me reconoces. Es extraño. No sé qué quiere decirme a este ras del suelo mi subconsciente ni si tienen algún significado que alguna pitonisa sabia y barata de la calle de al lado me sabría decir. No tengo ni idea porque he roto todas las bombillas de mi cuarto. En la mayoría de ellos aparecen manos con sangre y risas que me perforan la garganta. Amanezco afónica con la sensación de haber cometido un crimen por el simple hecho de despertar. Trato de analizar las imágenes intentando encontrar cualquier cosa que me dé alguna pista. Pero no aterrizo.

Dónde nos habremos metido ahora que ni en sueños somos los mismos.
Dónde te estarás escondiendo ahora que lo único que te queda de mí, eres tú.

Me pregunto cuántos kilómetros se necesitan para considerarlo olvido. Qué olvidos me harán falta para poder pronunciar tu nombre sin tartamudear. A quiénes tendré que besar para matarte. Cuándo volverás a morirte conmigo.

No contestes, no quiero saberlo.

Han pasado tantos años por encima desde que nos marchamos que sigo mirando el reloj por si llego tarde. Un día en esta casa son cinco meses en mi mente mirando fijamente la puerta. "Vamos, ábrela". Pero lo único que pasa es que acabo dormida. Y sueño que suenan unas llaves y eres tú, que entras y te sitúas a mi lado. No me miras, pero comienzas a hablar y yo no puedo escucharte porque no reconozco tu voz. Y sigues hablando y hablando y moviendo las manos y los brazos explicándome lo que mi subconsciente me quiere decir; contándome el significado de estos sueños como haría la pitonisa de la calle de al lado. No nos miramos, ni siquiera giramos la cabeza. Nuestros cuerpos se mantienen de pie impasibles y apáticos, pero escucho carcajadas y siento como si mi alma me estuviese apuñalando por dentro para salir a encontrarse con la tuya, que trata de escapar con las uñas rasgándote y dibujándote arañazos en el pecho.

Entonces me despierto y sólo recuerdo manos con sangre y risas que me perforan la garganta.



10 comentarios:

Anónimo dijo...

Tus palabras tienen algo que me cautiva! Creo que va a valer la pena seguir tu blog :)

http://piensoenamarillo.wordpress.com/

RH dijo...

Si te abrieran el pecho encontrarían un mundo precioso, estoy seguro. ¿Cómo soñar así si no? ¿Cómo escribir así si no? "Dónde te estarás escondiendo ahora que lo único que te queda de mí, eres tú". Precioso en su intensidad y lamento.
Un abrazo

Lázarus dijo...

Bueno, es un poco eso de que la pesadilla empieza cuando te despiertas. Hubiera molado que en el sueño explotara algo o apareciera Godzilla, pero no se puede tener todo.

bé. dijo...

Siempre eres tan buena, siempre escribes tan genia que yo ya contigo no puedo.
Un beso enorme, guapa!

María SC dijo...

Pero es que escribes taaaaaan precioso que estoy preguntandome "¿por qué?" ¿por qué llevo tanto tiempo sin pasarme por aquí? ¿por qué, pese a seguirte, nunca comento? ¿por qué te has ido y no vuelves a escribirnos? y, no sé, he notado que publicas muy de cuándo en cuándo (porque algunas cosas, las noto) y, aunque me gustaría que lo hicieses más a menudo, no puedo pedirtelo. Solo decirte que volveré por aquí cuando vuelvas a publicar, y que te dejo mi blog, porque de verdad que me haría ilusión verte por allí♥

Un beso desde

Los latidos de abril

Raquel Cabest dijo...

Leerte es la coincidencia más preciosa que me ha pasado.

http://versameentuboca.blogspot.co.uk/

Por si te apetece pasarte ;)

Anónimo dijo...

Creo que hablo por toda la humanidad cuando te digo que escribas. Que vuelvas. Que cuando no lo haces te echamos a ti de menos y a nosotros, de más.

Cristina Pérez. dijo...

Últimamente no puedo coger todo el tiempo que me gustaría para dedicárselo a esta casita, pero pronto lo tendré. Verás.

De todos modos, te digo que doy la cara por aquí (http://magazine.dafy.es/author/cristina-perez/) más asiduamente.


Muchas gracias a todos por todos los comentarios. Sois maravillosos.

JOAN dijo...

Te seguí por twitter. Ahora también via blog!

Me quedo con esta frase, brutal:'Dónde nos habremos metido ahora que ni en sueños somos los mismos.'

Un saludo desde el Taller!

Joan

Lu lú dijo...

Holaa, me encanta tu blog, te pasarías por el mío y me dirías qué te parece que soy nueva por aquí? Muchas gracias! http://puedoynoquiero.blogspot.com.es/