Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Cortarse con lo sano.

He quemado las cartas y los discos.
Las fotografías de aquel viaje al extranjero
en las que sonreía con los ojos de la niña
que ve por primera vez el mar. 
He ordenado los cajones y el armario.
Tirado la ropa vieja y regalado la que ya no me hace tan bonita.
He cambiado el rojo por el granate en las uñas
y la vainilla por el jazmín en el gel.
También he pintado las paredes. 
De blanco, para que brille.
Y para volver a mancharlas de sangre
cuando todo aquí dentro vuelva a mancharse de pena.
He quitado el polvo del recuerdo de la estantería
y por fin he arreglado el grito del cuarto de baño
que noche tras noche no me dejaba dormir.
La puerta de la cocina ya no chirría nombres
y las flores muertas del balcón han acabado dentro de mis libros,
que han acabado dentro de unas cajas
que mañana a primera hora llevaré a la librería de segunda mano
del centro de esta ciudad.

Ahora todo aquí está nuevo. Incluso yo.
Pero no ha servido de nada:

No consigo quitarme tu olor de encima.



4 comentarios:

Mar Martinez Andrada dijo...

Que te iba a decir ... ah sí, eso, que me quedo sin palabras después de las tuyas. La foto es igualmente preciosa!
Un abrazo que por aquí llueve.

María Bartolomé dijo...

Lo nuevo por fuera, lo viejo por dentro. Y lo inconsistente... en todas partes.
Mencantó tu blog.
Beso.

RH dijo...

Siempre me encanta cómo escribes. Tienes una voz inteligente y clara, tus palabras juegan con curiosas y bonitas figuras, como los gritos que se arreglan, los nombres que dicen las puertas... sí, me gusta mucho. Pero todo ese aspecto formal no sería nada si no hubiera algo más al fondo y siempre lo hay en lo que escribes. Me hizo pensar en la forma de mirar el pasado y en el peso que debe tener, y en todo aquello que puede hacernos seguir sintiendo sabe Dios cuánto tiempo más después. Ah, y quiero decir que los discos, las fotografías y los libros, son cosas que deberían ser en sí mismas indestructibles, y deberíamos conformarnos con guardarlas en algún sitio cuando no quisiéramos verlas.
(Ah, y también me parece preciosa la foto)

Maibaik dijo...

Justo hoy me han contado que olvidar sólo lo que quieres también es tener buena memoria, y entonces lo he entendido un poco menos.