Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

sábado, 2 de febrero de 2013

Mátame a mí, fiera.

Lamo el suelo que te pisa los talones,
y echo a correr.
Y es que yo no sé nada de nadie, pero tú conmigo.
Soñar despierta no es otra cosa que cogerte de la mano,
y llevarte a mis pesadillas para dejar de tener miedo,
y tenerte a ti.

Cargarnos la lavadora, por ejemplo, y quedarnos con los trapos sucios.
De amor, claro. O de tanto (des)hacerlo.
Como cuando nos abrazamos al vacío
y acabamos llenos de nosotros.
O de nadie, para que no nos molesten en la huida.

No conozco cimientos más fuertes que aquellos que están en ruinas.
Y eso es lo más bonito que conozco de ti, ya me entiendes.

Destrozar farolas para vernos a oscuras,
con las manos, que es como mejor se mira.
O destrozarnos de día cuando el sol nos toca
y se muere de envidia, el cabrón, de no poder calentarte,
como lo hago yo.

Que me subas a tu espalda cada sábado para ver la ciudad iluminada,
y sentir vértigo.
No de caer, entiéndeme,
sino de que algún día no aguantes con el peso de estos sueños.

Arrancarnos la piel con los ojos, y que todos esos cuervos se jodan.
Peinarnos las alas y tirarnos al precipicio con los brazos abiertos,
disfrutando de la caída mientras esperamos el golpe, descojonándonos.
Romper los muebles. Hacer las maletas.
Que me sigas deshilando la falda en el baño de aquel bar.
Quemar ciudades, y arder con ellas. En ellas.
Echarnos a llorar. Empujarnos a volar.
Matar a las dudas. Quizás.
Morir. De miedo o de ganas.


Pero contigo.



2 comentarios:

Carolina dijo...

A ver, no puedes ser tan perfecta escribiendo eh.
Que si él no, yo contigo todo eso porque joder *-*

bé. dijo...

No sé quedarme con solo un trozo, es uno de los textos que más me han gustado. Es jodidamente increíble en serio!
sigue así, por fi:)
Un besoo!