Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

domingo, 17 de marzo de 2013

Avenida 58 de ninguna parte.

"Bonitos ojos, ¿a qué hora sueñan?", dijiste.
Y la vida siguió como si se lo hubiésemos pedido.
Llevo la risa en la chistera,
pero a veces no me sale bien el truco.
Y tú haces de payaso y yo me rompo de reír,
y, joder, no sabes qué bien sienta cómo dueles.
Creo que estoy lloviendo por dentro,
porque hielo a humedad.

He intentado encontrar una razón por la que no quedarme,
y se me han llenado las manos de huidas
hacia tu pecho.
Solemos confundir costumbre con inercia,
y no es lo mismo acostumbrarme a verte por las mañanas,
que tus ojos se despierten antes que yo para verme dormir.


Entiendo el mensaje de la botella como sinónimo de felicidad:
toda una vida flotando por algún mar, y cuando por fin llega a la orilla está oxidada
y no hay quien consiga abrirla para leerlo.



Yo mientras me estoy cavando mi propia fosa
para que así vengas a traerme flores.
Y es que tu puño abierto sigue siendo la palma donde yo caigo.
Entonces lo que me falta no es precisamente el aire, sino respirar.
Y te inhalo hasta que me revientas los pulmones
y me da vueltas la cabeza,
pero no paso del suelo porque aún no hemos bajado los pies del techo.

He aprendido la lección; equivoquémonos de nuevo.

Fue bonito mientras dolió.
Y si no duele es porque se está muriendo,
pero nadie hace nada porque tienen miedo,
y no comparten.

Distancia es lo que hay entre un "no me pasa nada"
hasta que me abrazas.
Y de tanto abrazarnos he acabado construyendo mi casa en tu espalda,
y te lo he dejado todo lleno de escombros.

Pero qué azotea más bonita tienes
para acabar matándonos los dos.


Y te quiero como si fuésemos a vivir en el intento.




"Bonitos ojos, ¿a qué hora viven?", te respondo yo.







3 comentarios:

Huracán. dijo...

Acabo de enamorarme, hasta el tuétano, de verdad.

Alba Melián dijo...

entro cada día por si pones algo nuevo... eres increíble, no hay un texto con el que no me identifique, me da hasta miedo

Cristina. dijo...

Qué bonita tú.

Increíbles los que leéis.
Muchísimas gracias.