Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

miércoles, 20 de marzo de 2013

"Te espero mirando al sol".

No es que escriba demasiado de amor;
es que es la mejor manera que conozco de hablar contigo
después de besarte los párpados,
que son las sábanas más bonitas donde me han acunado nunca.
Te miro y te veo retorciéndote entre tus sueños,
buscando un ápice de aire para poder seguir soñando
con primaveras que están pintadas de invierno en mi pecho.
Y entonces sé que no me voy a ir de aquí sin coserme a tu espalda.

Puedo hablarte de que el tiempo me pesa cada vez
que suspiras en algún lugar en el que no estoy yo.
Y de cómo se me escurre por los agujeros de los coladeros
de los putos relojes
cada vez que te quedas conmigo
y soy yo la que le suspira a tu cuello,
que es como estar en casa.

Te he pintado la luna esta noche para que sonrías y recuerdes
que sólo tienes que mirarte los pies cuando quieres salir corriendo
para huir de esta rutina
que te corta los labios.

Eres la sombra más bonita en la que me he dibujado nunca.

Aún no hemos ido a todas esas playas
que son como tus ojos, infinitos de mar cuando me miras,
y ya las echo de menos.
Me he quitado el sombrero ante tanta valentía,
y es que tú no lo sabes,
pero cada vez que ríes cuando tengo miedo a la vida,
acallas mi muerte.

No entiendo de finales felices
porque pierdo la cabeza en los principios,
y me gusta que aún sigamos en este prólogo
que nos lleva a caer, cada día, en nosotros mismos.
No tengo razón porque la pierdo junto a las dudas,
los zapatos, y la cordura
cada vez que vienes vestido de certeza para que nos dé error,
y tengamos que volver a resolver la incógnita
de cuántos son los besos que hay de mis pies,
a tus latidos.

Sigue latiéndome despacio al ritmo 
de tu arritmia,
que no me apetece dejar de bailar.

Voy a esperarte como quien espera que llegue un libro;
con los puños cerrados de impaciencia,
y los ojos apretados de tanto seguir soñando,
aún cuando suena el despertador por las mañanas
y me echo otro insomnio a las espaldas,
cargado de café con extra de ganas,
despeinándome las ojeras y la sonrisa,
dispuesta
a hacerte
sonreír a ti.


7 comentarios:

Carolina dijo...

IMPRESIONANTE.
No eres más perfecta porque no quieres.

Cristina. dijo...

No soy más perfecta porque me faltas.

Dépaysement dijo...

Qué bien bailas.

Deja que te de las gracias.

Cristina. dijo...

Mejor te saco a bailar,
dame la mano.

María Isabel GS dijo...

¡JODER!
Qué bonita forma de dibujar vidas mediante versos.
Me encanta.

Cristina. dijo...

Qué bonito eso, y tú.
Muchas gracias. :)

Tania Melendez dijo...

wooow amoo como te expresas!