Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

viernes, 3 de enero de 2014

Me dijo que le sorprendiera; y le hice feliz.

Ojalá buscarnos las cosquillas
no se convierta nunca
en abrirnos las heridas.

Ni puta idea de todo eso de la pena de vida
ni del auxilio que no sea compartido
ni de reír sin que duela,
aunque sea,
el estómago.

Aún hay quien tiene que aprender,
generalmente hablando.
Y que cuarenta metros cuadrados siguen siendo bastantes
para dos personas que no se miran a los ojos
y suficiente casa para aquellos que sólo se entienden así,
particularmente sintiéndolo. Mucho.
Y no escribo sobre pedir perdón.

He guardado en los bolsillos todas las piedras que me han pisado,
y sólo se ha atrevido a mirarme la vergüenza que sufre
el que no compadece.
Al final acabé tirándolas contra mi propia ventana
y tú me cogiste la mano
con la ternura del que habla consigo mismo en voz baja,
pero clara.

Es por eso que siempre estoy muy segura de lo que me digo,
aunque a veces tú te asustes y yo no me entienda.

Un día me puse a llorar y me quedé en blanco,
y, sin más, fui abril
y Sabina preguntaba que por qué ya no compartían colchón
el desamparo y la humedad.

Supongo que las goteras en el corazón no dejan dormir a nadie.

Salir de la cama ya es de valientes,
pero por mí no hace falta que lo hagas.
Y aparentar estar bien no siempre significa
que no te guste dar explicaciones;
también que quieres por encima de todas las fosas
a la única persona que te traería un vaso de agua
a las cuatro de la mañana.

Por otro lado, no sé bailar;
pero igualmente te sacaría.

El amor, más que sumar, es no dejar de alimentar cuervos
importándote una mierda que te hayan dejado ciego.
A fin de cuentas, deja de ser defecto cuando alguien se enamora de él,
y a lo peor esa es la mejor declaración de amor que existe.

Yo prefiero quererte como si te estuviera olvidando,
que esa sí que es la mejor manera que conozco
de lamer heridas
y que sepan amar.



2 comentarios:

desastreAnimal dijo...

Ay, me ha encantado.

Cristina Pérez dijo...

(De)sastre de sonrisas, como esta.
Gracias. :)