Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

lunes, 17 de febrero de 2014

Si hablamos de sueños, me gusta bastante verte dormir.

El otro día soñé con aviones.
Aviones llenos de dudas y fracasos en movimiento
que se mezclaban confusos con el pasaporte en la mano.
Rebosantes de ese vacío sucedáneo de quien nunca espera a nadie.
Manchados de no saltar en charcos cuando no llueve.
Aburridos de ser fracasos y no decepciones.
Contentos con la vida, imbéciles, que creen interpretar.
Sumisos a todo interrogatorio propio.
Dependientes de los cinco sentidos ajenos.
Del qué dirán los vecinos cuando me vean llegar.
Cansados de tantas agonías y tantos derechos
que quitan otras agonías y otros tantos derechos.
Inseguros si alguien les sopla la nuca.
Valientes si son ellos los que aprietan los cordones.
Cogiendo de la mano a esa rutina que todos criamos,
día tras día,
como si fuera una madre enferma;
pero a la que muy pocos somos capaces
de limpiarle las lágrimas y peinarla bonito,
día tras día,
incluso en años bisiestos.





No recuerdo qué pasó después.



2 comentarios:

Eme dijo...

Entro de vez en cuando por aquí y me encanta cuando me encuentro cosas nuevas. Bonita que eres.

Cristina Pérez. dijo...

Ay, Marta, que voy a tener que adelantar ese abrazo.