Cristina Pérez.

Mi foto
Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

lunes, 23 de junio de 2014

Hasta que no me quedo dormida no soy persona.

Hoy he llegado a casa temprano y no había nadie aún.
"Qué bien", me he dicho.
He dejado el bolso encima de la silla de la cocina y me he quitado los zapatos,
el sujetador y el pelo de la cara.
"Ahora sí", me he sonreído.
Me he tirado al sofá como quien lleva cincuenta años buscándose.
"Puf, el lunes que viene voy a hacerme la analítica de una maldita vez;
este cansancio ya es insoportable", 
también me he mentido.
He encendido la televisión y he dejado el canal en el que estaba,
sólo quería ruido de fondo para poder escucharme a mí.
Me he dejado llevar por un recuerdo que vagabundeaba tímido
y al final he acabado dormida y sin sueños.
Cuando he despertado eran las dos de la mañana.
Seguía sola.
"Qué raro", he susurrado mientras me levantaba y me recogía el pelo.
He cogido el teléfono y marcado el número.
"Piii piii piii", he recordado lo mucho que odio que las llamadas comuniquen.
"¿Dónde cojones me habré metido a estas horas?", me he gritado.
"Bah. Ya me llamo mañana si eso".


3 comentarios:

RH dijo...

A veces nos perdemos (yo creo que subconsciente-voluntariamente) y andamos un poco zombies, como olvidando la identidad. Tal vez es una especie de cura o un sistema de autodefensa.
¿Al final conseguiste hablar contigo? :)

fantasma dijo...

no te dejes para mañana, búscate hoy.

Huracán. dijo...

Hoy es siempre todavía. :_)